Saltar al contenido
Memorias de Pez

EDAD ANTIGUA

edad-antigua-resumen

Artículos sobre la Edad Antigua

Edad Antigua: fechas

La Edad Antigua es el comienzo de la historia y su inicio supuso el fin de la prehistoria. Una época que abarca cerca de 3.500 años y que supone el desarrollo de los primeros grandes imperios y las primeras grandes civilizaciones. La Edad Antigua abarca desde el inicio de la escritura, allá por el año 3000 a.C hasta la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476. Por tanto, los Siglos de la Edad Antigua van desde el XXX a.C hasta el siglo V.

Esquema etapas de la historia
Etapas de la historia

Inicio de la Edad Antigua

¿Por qué surge la escritura? La respuesta es bastante sencilla. La escritura permitió trasmitir conocimientos de generación en generación de una forma mucho más cómoda y efectiva. Supuso un gran impulso al desarrollo de la humanidad.

La invención de la escritura tiene que ver con la organización de las distintas civilizaciones: cuando los seres humanos dejamos de ser nómadas y nos asentamos en aldeas, tuvimos que empezar a organizarnos socialmente. Esas aldeas crecieron y se convirtieron en ciudades o en civilizaciones que dominaban varias ciudades por lo que hubo que encontrar una manera de llevar las cuentas, los impuestos, las leyes, etc. Y para ayudar a esta tarea contable, surge la escritura.

¿Dónde ocurrió todo esto? En Mesopotamia, la tierra que está entre el Tigris y el Éufrates y sus alrededores. Lo que comúnmente llamamos Oriente Próximo.

Civilizaciones de la Edad Antigua

Primeras Civilizaciones

Parece que los primeros en desarrollar la escritura fueron el gran imperio de los Sumerios. Pero como ha demostrado la historia, los grandes imperios vienen y van. Así que, a los Sumerios les sucederán otros grandes imperios como el Acadio, el Asirio o el Babilónico. Precisamente a este último pertenece el Código Hammurabi, considerado el primer conjunto de leyes de la historia. Entre otras cosas, decía algo como «ojo por ojo y diente por diente». Es decir, que lo que hicieses te lo iban a devolver.

El Antiguo Egipto

Al mismo tiempo, a orillas del Nilo se desarrollaba otro gran imperio, el Antiguo Egipto. Cuyo mayor legado sin duda son sus colosales pirámides construidas por los faraones Keops, Kefrén y Micerino y que han llegado hasta nuestros días en perfecto estado. Esto ha suscitado diversas teorías conspiranoicas sobre su origen.

El Antiguo Egipto estaba reinado por faraones que se presentaban así mismos como enviados de los dioses. Y no, no les solía temblar el pulso a la hora de reinar con mano de hierro. En Egipto también se consiguió canalizar el Nilo y tener grandes campos de cultivo que dieron alas al imperio. Aun así, el Antiguo Egipto tuvo diversas crisis a lo largo de los años y no siempre fue la floreciente civilización que todos nos imaginamos.

Los Fenicios

En el milenio I a.C tenemos que trasladar el foco de la Edad Antigua hasta el Mediterráneo. Allí, un pueblo muy avispado -los Fenicios– que andaban en el actual Líbano, comienzan a desarrollar el comercio. Un desarrollo que les trajo bastante prosperidad como pueblo. Y, ¿por qué me detengo en estos señores? Porque fueron los primeros en fundar colonias por todo el Mediterráneo y porque llevaron el comercio a un nivel superior.

La Antigua Grecia

Al calor de los nuevos tiempos y del comercio surgen diversas ciudades-estado en la actual Grecia. Entre ellas, rivalizaron librando diversas guerras por el control de toda Grecia. De hecho, mucho os sabréis la historia de Troya con su famoso caballo y tal… El caso es que, Atenas, lugar que puso por primera vez en práctica la democracia -eso sí, directa a mano alzada y limitada a hombres de la clase social más alta- fue una de las más importantes. Al igual que Esparta -a la que conocemos bien por culpa del cine- que basaba su fuerza en su poderío militar.

Sin embargo, las polis tuvieron que abandonar sus trifulcas ante un gran enemigo que se las quería cepillar a todas. Hablamos del Imperio Persa. Este se extendía desde el Irán de hoy en día por todo Oriente Medio y Oriente Próximo, llegando a pisar suelo griego. Allí, los griegos les plantarían cara librando hasta tres guerras conocidas como las Guerra Médicas.

Mapa primera guerra medica
Mapa de la Primera Guerra Médica

En la Primera Guerra Médica los persas fueron vencidos en la Batalla de Maratón. En la segunda, fueron claves la resistencia de los Espartanos en las Termópilas y sobre todo las victorias griegas en la batallas de Salamina y Platea. Y en la tercera, los atenienses tuvieron muchos menos problemas y derrotaron a los persas con facilidad. Después de las guerras, los persas tuvieron que retirarse.

El Imperio de Alejandro Magno

El macedonio Alejandro Magno fue quien acabó con el Imperio Persa y quien extendió sus dominios hasta Egipto, Babilonia, los Balcanes y la India. Justo antes su padre Filipo II fue capaz de dominar toda Grecia pero su hijo Alejandro lo superó con creces.

Alejandro Magno consiguió un imperio nunca visto hasta la fecha por extensión, pero será tan grande como breve. ¿Por qué? Porque Alejandro Magno sin un heredero en edad de gobernar. Ese fue el motivo por el que surgieron las Guerras de los Diádocos. Esto hizo que el imperio quedará dividido y Macedonia nunca volviera a ser tan grande y poderosa.

mapa-imperio-alejandro-magno-macedonia
Máxima extensión del Imperio Macedonio de Alejandro Magno

La Cultura Clásica

Antes de dar un pasito más en la historia, tenemos que hablar un poco de la civilización griega. Fue una de las más impresionantes y florecientes de la historia. A nivel literario, parió obras que han llegado hasta nuestros días como la Ilíada de Homero, a nivel artístico nos dejó grandes escultores y lo mismo a nivel arquitectónico. De hecho, cualquiera que haya viajado a Atenas habrá visto la majestuosidad del Partenón.

También hubo grandes filósofos como Sócrates, Platón o Aristóteles, también griegos. Lo mismo ocurre con grandes matemáticos como Pitágoras o Arquímedes, perteneciente a la zona de Sicilia que de aquellas estaba dentro de la Magna Grecia. En fin, Grecia se convirtió en una auténtica orgía de arte y conocimiento cuyas bases han llegado a nuestros días y han sido claves para que el mundo se desarrollase a la velocidad que se desarrolló.

La Antigua Roma

Si Grecia os ha parecido la hostia, esperad que queda lo mejor. Roma fue la ciudad que puso todo patas arriba porque iba a crear el imperio más desarrollado de la historia hasta la fecha. En sus inicios -allá por el 753 a. C- Roma era una monarquía. Más tarde, se convirtió en una república y posteriormente en un imperio, el Imperio Romano.

Pero antes de contaros cómo Roma se convirtió en la dueña del mundo occidental, tenemos que hablar de otra gran ciudad-estado que avanzaba desde el Norte de África hacia Europa: Cartago, los primeros grandes rivales de los romanos.

¿Os acordáis de los fenicios que andaban comerciando y fundando colonias por todos lados en el Mediterráneo como Cádiz o Almuñécar? Pues Cartago era una de estas colonias. Europa era demasiado pequeña para dos gallos tan grandes. Por eso, fueron Cartago y Roma las que libraron las Guerras Púnicas. Fueron tres y acabaron con el fin de Cartago y con un Imperio Romano que fortalecido comienza a ganar terreno en todos sus frentes.

Mapa-guerras-punicas-cartago-roma-edad-antigua
Mapa resumen de las Guerras Púnicas

En manos de Roma cae la Galia, Hispania, parte de Britania, los Balcanes, Grecia, extensos territorios germanos, el Norte de África, lo que hoy es Turquía y un largo etc… Los romanos se hacen con millones de kilómetros cuadrados a los que extenderán el latín y la cultura romana. Construirán fortificaciones, calzadas, acueductos y diversas edificaciones a lo largo y ancho del imperio.

Muchos de ellos han llegado hasta nuestros días conservándose perfectamente. Del mismo modo, muchos campamentos romanos acabaron siendo ciudades que a día de hoy son muy importantes. La cultura romana está muy influenciada por la griega, de ahí que se llame cultura clásica al legado que estas dos civilizaciones dejaron y que fueron inspiración para que mil años después de la caída del Imperio Romano de Occidente, el Renacimiento pudiese surgir rompiendo con el oscurantismo de la Edad Media.

El Imperio Romano

Tras una guerra civil en el año 27 a.C., Octavio Augusto rompió con la República de Roma y fundó el Imperio Romano. Esto marcó el inicio de un período en el que la conquista romana alcanzó los límites del mundo conocido en aquel tiempo.

Quedaros con este nombre por que con él en el poder, Roma alcanzará su mayor esplendor. Su dinastía, con el infame Nerón, dejó a Roma en crisis. Sin embargo, tras él surgió una nueva etapa de esplendor de la mano de los llamados cinco emperadores buenos: Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio.

A partir del año 180 comenzará el declive de un imperio que caerá más de 200 años después. Pero antes de ver como cae el Imperio Romano, centrémonos en el hecho que da nombre a nuestros años: el nacimiento de Jesús. Con Jesús de Nazaret nacerá el cristianismo, que se extenderá por Europa y Oriente Medio. En sus inicios -que no fueron fáciles- los cristianos tienen que ejercer su religión en la clandestinidad y son vistos como una secta. Sin embargo, poco a poco, el cristianismo gana adeptos hasta el punto que en el siglo IV se convertirá en la religión oficial del Imperio.

mapa imperio romano maxima extension dividido en provincias
Máxima extensión del Imperio Romano

Fin de la Edad Antigua

El Imperio Romano comenzó a pudrirse a medida que pasaba el tiempo. La corrupción se generalizó, los distintos emperadores pasaban con más pena que gloria, las guerras acababan con las arcas del imperio y la decadencia se generalizó. Tanto fue así que incluso corrió peligro la integridad del Imperio durante el siglo III con las revueltas militares se generalizaron.

El emperador Teodosio I el Grande, el mismo que hizo del cristianismo la religión oficial en el año 380, dividió el Imperio entre sus dos hijos. Por un lado, estaba el Imperio Romano de Oriente con capital en Constantinopla. Y por otro, el Imperio Romano de Occidente con capital en Roma. Sin embargo, para entonces el Imperio Romano no era ni la sombra del que había sido y a duras penas controlaba su propio territorio.

En el año 386 comenzó el principio del fin. Los godos y otros pueblos germánicos iniciaron una serie de invasiones a gran escala del Imperio Romano, haciéndose con grandes extensiones de territorio nunca recuperó. Para el año 476 a.C Roma ya no tenía ningún poder sobre sus propios territorios y los llamados bárbaros ejercían su propio control sobre los diversos territorios que tiempo atrás habían sido parte del más floreciente y avanzado imperio visto hasta entonces.

Roma había caído y la humanidad entraba en una nueva era, la Edad Media.